Ventajas de la suspensión adaptativa de BMW M

Estás aquí ❯ San Pablo Motorbmw ❯ Ventajas de la suspensión adaptativa de BMW M

La suspensión adaptativa de BMW M es un elemento determinante para el equilibrio entre la seguridad y el confort del vehículo. La suspensión en un vehículo ayuda equilibrar las vibraciones del terreno, blindando el habitáculo frente a las irregularidades que pueda tener la carretera y amortiguando movimientos bruscos que produzcan incomodidad en el conductor y sus acompañantes.
Además, esta suspensión adaptativa en su configuración deportiva, ofrece una sensación más dinámica. Equilibra la inercia de la carrocería y ayuda a dominar los giros de mayor velocidad y más precisos en las curvas.

Es lógico que la elección del amortiguador se tenga en cuenta dependiendo del uso que se realizará del vehículo y según las características propias del coche. Pero sin duda, lo ideal es que se adapte a cualquier variación que se produzca en el terreno. En este sentido la suspensión adaptativa de BMW M es un elemento que marca la diferencia en su gama BMW M. Es en la gama deportiva de BMW donde se muestra el gran potencial del sistema de amortiguación de la marca; posibilitando que el usuario disfrute de una conducción deportiva unida al equilibrio y la sensación de confort.

La tecnología de la suspensión adaptativa está configurada para mejorar la conducción y hacerla más dinámica. El sistema amortiguador bascula compensando la inclinación de la carrocería, favoreciendo la fluidez y suavidad en la calzada. Esto se traduce en un movimiento prácticamente imperceptible, cuando el conductor toma una curva, el vehículo compensa esta inclinación gracias a la suspensión adaptativa de BMW M.

Tecnologías de la suspensión adaptativa de BMW M

La rapidez de respuesta de la suspensión se debe a la función FlexRay que envía la información recogida al sistema Adaptative Drive (tren de rodaje adaptativo). Interconecta sensores, unidades de control y estabilizadores; encargándose de transferir datos a gran velocidad. De este modo, permiten una rápida respuesta de la suspensión ante cualquier inclinación de la superficie.

De hecho, el sistema Adaptive Drive es el encargado de ajustar las suspensiones para que la experiencia sobre la calzada se traduzca en una conducción más uniforme. Esta tecnología impacta de manera positiva sobre los frenos, ya que reduce incluso la distancia de frenado. De este modo, la suspensión adaptativa de BMW M consigue hacer los trayectos más seguros, no solo se limita a hacerlos más confortables.

El sistema Adaptative Drive colaborando junto al sistema de tren de rodaje dinámico (Dinamic Drive) y el Control Dinámico de la Suspensión proporcionan una conducción ágil y fluida. Además, cada eje tiene un motor independiente adaptando los amortiguadores en cada rueda; lo que proporcionan una conducción más precisa sobre calzadas irregulares.

Por su parte BMW ha dispuesto dos configuraciones diferentes, para que los usuarios adapten al máximo la respuesta de las suspensiones según las circunstancias de la conducción. Así existen dos tipos de suspensión adaptativa de BMW M: para desplazamientos rutinarios está el sistema convencional y una suspensión deportiva para experiencias más enfocadas a la competición o conducción deportiva.

Artículos recientes

Deja un comentario

*

bmw-M340ibmw x7